Suscriptor vs seguidor

Suscriptor vs seguidor, entendiendo el presente y el futuro

Más vale pájaro en mano que ciento volando, este refrán nos sirve para ilustrar este post donde queremos poner de manifiesto la importancia de tener un suscriptor en nuestra base de datos frente a cientos de fans o seguidores en nuestras redes sociales.

Con la eclosión de los medios sociales y ese afán desmedido por ganar seguidores a toda costa sin importar lo más mínimo que esa persona tuviera realmente un mínimo interés o afinidad en la marca, nos fuimos olvidando de aquellas técnicas de marketing digital que si podían ofrecernos una de las claves para que cualquier estrategia funcione: conocer al consumidor y ofrecerle realmente lo que busca o en lo que esté interesado.

Diferencias entre suscriptor y seguidor

Un seguidor es aquella persona que le ha gustado en algún momento un contenido de nuestra marca, servicio o producto publicado a través de una red social. Que ha podido mostrar cierto interés en seguir nuestra actividad social, pero del cual no sabemos nada. Es un perfecto propagador de información y puede conseguir que una promoción, una oferta o una noticia interesante se propague de forma muy rápida por la red ayudando a desarrollar el marketing viral de la empresa.

Analizamos las diferencias entre un suscriptor en nuestra BBDD y un seguidor en RRSS - Tuitéalo          

Powered by Vcgs-Toolbox

Un suscriptor es aquella persona que se ha suscrito mediante un formulario a nuestra marca y ha depositado datos personales, bien por una compra, formulario de promoción, suscripción a boletín de noticias, una descarga de información, consulta o cualquier otro medio que conlleve depositar datos de carácter personal, gracias a esta información, podremos saber muchas cosas de los suscriptores siendo estos perfectos candidatos a consumir nuestros productos o servicios con lo que para cualquier empresa esencial que quiera mejorar ventas.

Suscriptor vs seguidor

A continuación vamos a enumerar una serie de puntos en las que enfrentamos al suscriptor de una base de datos y a un seguidor de una red social, para que podáis sacar vuestras propias conclusiones.

Volatilidad

Un seguidor en cualquier red social es más mucho más volátil, difícil de retener y alcanzar que un suscriptor de nuestra base de datos. En cuentas donde la estrategia se basó en conseguir seguidores por la vía de concursos o similar este hecho se acrecenta aún más. Es muy fácil que un perfil social tenga un gran número de seguidores que realmente no tienen interés por la marca, que no interactúan con la misma o que simplemente dejan de seguirla.

Conocimiento

La información que podemos extraer de las estadísticas de Facebook, Twitter o Google+ en cuanto al conocimiento del seguidor no van más allá de una percepción global en cuanto a alcance y gustos de forma agregada. Sin embargo hoy cualquier PYME puede disponer de un software de gestión tipo CRM-ERP donde poder analizar y extraer un gran volumen de información sobre un suscriptor que nos permita dirigirnos a ese contacto de la forma idónea acorde a los objetivos de negocio marcados.

Coste de adquisición

Un seguidor en una red social es mucho más sencillo en términos económicos y de tiempo de conseguir que un suscriptor a nuestra base de datos. Aquí es donde la empresa debe definir el criterio que persigue de cantidad frente a calidad.

La automatización de campañas en redes sociales abaratan el coste a la hora de conseguir muchos seguidores, captar suscriptores conlleva invertir algo más de tiempo y esfuerzo ya que debemos preparar una estrategia mucho más dirigida como ofrecer un descuento o promoción en nuestros productos y servicios.

Alcance

Las dificultades para hacer llegar nuestro mensaje en medios sociales a un seguidor son mucho mayores que a través de aplicaciones de email marketing, por ejemplo. En Twitter tenemos la opción de mencionar uno a uno y tuit a tuit nuestro mensaje a cada persona a la que queramos llegar. Como ya estáis imaginando esta opción genera muchos problemas: el tiempo necesario, cómo queda de “sucio” nuestro time line de cara al resto de seguidores, la limitación de 160 caracteres, que nos marquen como spammers, que nuestro contacto no tenga o ni use de forma frecuente Twitter, etc…En Facebook tenemos algunos problemas parecidos, la capacidad para segmentar el mensaje tiene ciertas limitaciones y si realmente queremos llegar a todos los seguidores (y personas que no son seguidores pero cumplen con las características de nuestro target) es irremediable pasar por caja creando un anuncio en Facebook Ads para amplificar ese mensaje, ya que como sabréis el alcance orgánico (natural) de las actualizaciones de estado de las páginas es cada vez menor.

Difusión

Que duda cabe que si nuestro mensaje llega a un seguidor la capacidad de propagación en medios sociales puede ser infinitamente superior a la propagación del mensaje directo a un suscriptor. Aunque las herramientas de comunicación directa con el suscriptor como el email marketing permiten poder compartir mensajes a través de redes sociales, siempre supone para el suscriptor una tarea que conlleva más pasos y menor aceptación que la difusión directa en medios sociales.

Futuro

Imaginar por un momento que una empresa ha basado casi todos sus esfuerzos en marketing digital en la red social Facebook, por poner un ejemplo. ¿Qué ocurriría si Facebook desapareciese en unos años? muy sencillo, todos esos esfuerzos se irían con ella obligando a esa marca a empezar de cero. Nadie puede asegurarnos que ninguno de los medios sociales que hoy reinan en internet puedan seguir existiendo dentro de unos años o con la misma fuerza con la que lo hacen hoy en día. Un suscriptor a nuestra base de datos es un activo para la empresa tanto hoy como mañana y que gracias a un pequeño trabajo de actualización puede evolucionar hacia un perfil cada vez mucho más definido en cuanto a gustos y necesidades.

Rentabilidad

Al disponer de mayor información y alcance, la rentabilidad de un suscriptor puede ser muy alta si se sabe comunicar y ofrecer los productos y servicios adecuados. La rentabilidad de un seguidor puede ser menor ya que no disponemos de mucha información personal y nuestro mensaje siempre tiene menor alcance, aunque el poder de difusión de estos puede llegar a aumentar la rentabilidad de una promoción.

El email marketing es una técnica realmente económica, de hecho en teenvio disponemos de planes gratuitos, para poder alcanzar de una forma segmentada con el mensaje que queremos transmitir a nuestro target. Además, disponen de unas herramientas de análisis de campañas muy completas que ayudan a gerencia a la toma de decisiones de cara a mejorar la estrategia de comunicación de la compañía.

¿Qué es mejor un seguidor o un suscriptor?

Con esto no queremos decir que el social media o las acciones en medios sociales no sirvan para nada o haya que descartarlas de nuestro plan de marketing digital, ni mucho menos, pero si que tenemos que tener muy en cuenta tres factores clave:

  1. La estrategia en social media no debe de ir dirigida simplemente a “coleccionar” seguidores sin más.
  2. Una base de datos elaborada por la empresa junto con un pequeño software de gestión nos puede dar un volumen de información importante acerca del comportamiento de nuestros contactos clave para dirigirnos a ellos de una forma eficiente.
  3. El email marketing es la técnica idónea por alcance, capacidad de personalización del mensaje, precio y rentabilidad para dirigir acciones con un claro objetivo de venta.

Infografía comparativa suscriptor vs seguidor

Como resumen de nuestro post os facilitamos una infografía que puntúa cada uno de los aspectos analizados y una valoración para el suscriptor y el seguidor.

Suscriptor vs seguidor ¿Qué es mejor o más rentable?
Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *